Ven a probar los postres más internacionales en La Aguja

¿Eres un amante de los postres? ¿A la hora de elegir restaurante en lo que más te fijas es su carta de postres? ¿Crees que una buena comida no puede darse por finalizada sin un buen dulce? En el restaurante La Aguja, en las Tablas (Madrid), se te hará la boca agua con nuestra selección de postres.

 

Postres típicos españoles con sello La Aguja

En el restaurante La Aguja sabemos que el broche de oro de una comida es un buen postre. Por eso, nos gusta cuidar al detalle nuestras sugerencias y cocinamos aquellos postres que evocan momentos familiares siempre con un toque innovador y moderno.

Un ejemplo de ello, son nuestras torrijas de aire, caramelo de anís de Chinchón y helado de natillas. En la Aguja las hacemos con leche, aunque también pueden hacerse con almíbar o vino. Su elaboración consiste en remojar el pan en leche con un poco de azúcar y canela. Se deja reposar y una vez que el pan esté bien empapado se reboza en harina y huevo para a continuación freírlo en aceite bien caliente.

Nuestro broche final consiste en servirlas con un delicioso caramelo de anís de Chinchón y helado de natillas.

Otro de los postres estrella españoles es el arroz con leche, aunque tiene orígenes asiáticos. Hecho con productos tan básicos como el arroz, la leche o el azúcar, este postre requiere paciencia y mimo en su elaboración. En primer lugar, debemos hervir el arroz junto con la leche y el azúcar. Como toque final espolvorearemos un poquito de canela e introduciremos una cáscara de limón para darle, además de sabor, aroma.

Desde el restaurante La Aguja hemos creado un arroz con leche que va más allá, nuestro arroz con leche con mermelada de calabaza y naranja. ¡Todo un manjar!

 

Los postres más internacionales en La Aguja

Para los más golosos no podía faltar otro de los ingredientes estrella: el chocolate. Y quién mejor que los franceses para crear un postre tan irresistible como el Coulant de chocolate.  

Este postre fue patentado por el chef francés Michel Bras del restaurante de Laguiole en L´Aubrac, al suroeste de Francia en 1981. En concreto, se trata de un pequeño bizcocho de chocolate cuyo interior está compuesto por una cremosa salsa de chocolate fundido. En La Aguja lo hemos adaptado y lo servimos con un helado de vainilla y nueces pecán. ¡Toda una explosión de sabores en el paladar!

Pero sin duda, son los italianos los que se llevan la palma en repostería. Según la R.A.E los primeros postres helados aparecieron en el siglo XVII gracias a la Ruta de la Seda, ya que la receta tradicional viajó desde China hasta Italia.

En concreto, estamos hablando del sorbete. Hecho con zumo de frutos, hielo y a veces con vino, cava o un licor. A diferencia del helado, este no contiene ingredientes altos en grasas, lo que resulta más apetecible en las comidas copiosas.

La panna cotta es un postre típico italiano que proviene de la región del Piamonte. Principalmente se elabora con crema de leche, azúcar y gelatina y se suele adornar con mermelada. En ocasiones, puede llevar jarabe de caramelo, vainilla o ron.

En el restaurante La Aguja lo hacemos con limón y merengue, una mezcla entre agrio y dulce que sin duda no deja a nadie indiferente.

 

Todos ellos, pueden ser la guinda perfecta para una suculenta y sabrosa comida.

¡No esperes más y reserva ya tu mesa en el restaurante La Aguja!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*