El origen del mojito: conoce su historia y ven a probarlo en La Aguja

En La Aguja nos encantan los cócteles, y ¿a ti? Si es un sí, presta atención a este post para conocer el origen del mojito.

Siempre que estamos en invierno, recordamos con melancolía los momentos increíbles que hemos vivido en el verano o hacemos con entusiasmo planes para el próximo ya que es una forma de evitar pensar en el frío.

Sin embargo, en el restaurante La Aguja, en Las Tablas, nos resistimos a reconocer que todavía queda un tiempo para que comience de nuevo el calor. Por eso, en este post queremos hablar un poco sobre el mojito.

Lo bueno de este cóctel es que aunque se toma más cuando hace calor, se puede beber también en cualquier momento del año. Por lo tanto, siempre puedes disfrutar de ello en nuestro bar de La Aguja, en Madrid,  mientras pasas un rato con tu familia o amigos.

Si quieres conocer el origen de esta famosa bebida, sus variedades y el proceso de elaboración que realizamos para obtener el mejor mojito, sigue leyendo.

El origen del mojito

Sin duda alguna, la cuna de este cóctel es Cuba y se remonta al siglo XVI. Aunque antes no se le conocía con el nombre que posee hoy en día, si no como “El Draque”. De esta manera, se le hacía honor al pirata inglés y comerciante de esclavos Francis Draque por crearlo.

En un principio el mojito se hacía con aguardiente para aportar calor, el agua que diluía el alcohol,  limón (que ayudaba a los marineros con el escorbuto, deficiencia de Vitamina C, porque pasaban tiempo sin comer fruta), la menta le daba un sabor fresco y el azúcar permitía tomar fácilmente el trago.

Posteriormente, se mejoró su elaboración al sustituir el aguardiente por ron al tener este último mejor calidad y pasó a nombrarse “Mojito”. Esta palabra proviene de la españolización del término inglés “Mojo” cuyo significado es mezcla.

Elaboración del mojito

Los ingredientes que necesitamos para hacerlo son:

  • 2 cucharaditas de azúcar blanca de caña granulada.
  • 6 hojas de hierbabuena.
  • Jugo de ½ limón.
  • 9 cucharadas de agua con gas.
  • 4,5 cl. de ron.
  • Hielo picado.
  • 1 rama de hierbabuena para decorar.

 

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. En un vaso añadimos las 2 cucharaditas de azúcar blanca de caña granulada, el jugo de ½ limón y las 6 hojas de hierbabuena.
  2. Machacamos las hojas de hierbabuena, pero suavemente para poder extraer sus aceites.
  3. Echamos una parte del agua con gas.
  4. Rellenamos el vaso con el hielo picado y el ron.
  5. Llenamos el vaso de nuevo con agua de gas.
  6. Lo removemos para que todo se mezcle y como broche final le ponemos una rama de hierbabuena para adornar.

 

Variaciones del  mojito

Con el paso del tiempo, se han hecho modificaciones a la receta original al gusto de cada uno. Algunos de ellas son:

  • Mojito de fresa; en el cuál solo se añade a la receta tradicional esta fruta.
  • Mojito de coco; en él únicamente varía el tipo de ron ya que se echa uno que es de coco. También se puede añadir leche de coco a la mezcla.
  • Mojito de sandía; además de todos los ingredientes de la bebida clásica, se añade 1 cucharada de almíbar dulce y varios trozos pequeños de sandía.
  • Mojito de maracuyá; también se echa 1 cucharada de almíbar dulce y ¼ de taza de jugo de ésta fruta tropical.

 

Esperamos que te hayan entrado ganas de venir a Las Tablas al leer este post sobre el origen del mojito.

Así que no tardes y pásate por el bar de La Aguja, en Madrid, para disfrutarlo.

Nuestro horario es de martes a domingo de12:30 pm a 01:30 am.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*